barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Silla Cesca (ó B32)


Esta silla, diseñada por el arquitecto Marcel Breuer en 1928 (nada más y nada menos), es uno de les ejemplos de fusión entre tradición y modernidad más celebrados en la historia del diseño industrial. Por un lado, la estructura tubular (acero cromado), de rabiosa modernidad en aquel momento, llevada al extremo estructural por el voladizo del asiento, que mantiene el peso del usuario literalmente en suspensión. Por otro, el entramado de asiento y respaldo, de entretejido de mimbre, liviano, resistente y transpirable, extraído de las rejillas artesanales de butacas y sillas tradicionales del siglo XIX.

 

El contraste entre texturas naturales y metálicas es uno de los secretos de su presencia, que la hace apta para cualquier proyecto de arquitectura o interiorismo. La Cesca original (o Ceska, o silla B32) no disponía de brazos, aunque se fabricó posteriormente esta variante, como también se puede encontrar un modelo con asiento y respaldo en piel.

 

Marcel Breuer, alemán de origen húngaro se formo en la famosa Bauhaus, en le taller de carpintería, desde donde se convirtió en uno de los diseñadores  y arquitectos más influyentes del siglo XX. Una de sus edificios más famosos es el Museo Whitney en Nueva York, de 1966. También es el diseñador de la sede de la Unesco de 1958.

Otros diseñadores como Mart Stam, o el mismo Mies van der Rohe, desarrollaron este concepto de estructura tubular en voladizo casi al mismo tiempo que Breuer, quien no pudo patentar la B32 debido a algunos litigios de propiedad industrial, hecho que explica que sea quizás la silla más copiada de la historia del diseño. Os invitamos a revisar el resto de sillas y butacas de Breuer con estructura tubular, todas ellas con merecido rango de clásico. La silla B32 forma parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York.

Otro clásico más.

 

proyecto de arquitectura

 

barcelona arquietecto