barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Piezas clásicas de Interiorismo: Lámpara Arco
06-05-2014

Eterna.

La lámpara Arco es uno de esos diseños clásicos donde la forma y la función se fusionan sin solución de continuidad, donde la expresividad emana directamente  de su funcionalidad. Fue diseñada en 1962 por Achille y Pier Giacomo Castiglioni, arquitectos y diseñadores italianos de reconocida trayectoria, a partir de los criterios más radicales del funcionalismo, y se dice que su fuente de inspiración estuvo en algunas farolas.

 

Tiene las ventajas de una lámpara suspendida y de una lámpara de pie (y no tiene sus inconvenientes): ilumina cualquier superficie o espacio desde arriba, y puede moverse a voluntad. Su estilizado brazo se dimensiona suficiente para usarse como lámpara de comedor sin la molestia de cables por el suelo ni del paso de personas. La suspensión de la pantalla (un globo metalizado), con una esbelta varilla de acero curvado, necesita de un contrapeso suficiente para sostenerla con estabilidad: qué mejor que un bloque de mármol de carrara blanco para esta función, que además soportará las agresiones más habituales que sufre la base de la lámpara. El bloque dispone de un hueco pasante que permite moverla fácilmente con la ayuda de una barra o un palo de escoba. Un dispositivo giratorio permite la regulación en altura, se enciende con el pie con un pulsador cerca de la base, y existen modelos con regulador de intensidad.

 

Aunque los hermanos Achille y Pier Giacomo diseñaron este proyecto, y otros muchos, en estrecha colaboración, es a Achille a quien se le atribuye el ideario y la especial filosofía de trabajo de sus diseños. Su concepto principal era la idea del diseñador como “solucionador de problemas”, y la creación de objetos como satisfacción directa de necesidades, aunque éstas fueran desconocidas para los usuarios, amén de una obsesión por la durabilidad de los objetos industriales.

 

Como profesor de Diseño Industrial en el Politécnico de Milan, es famosos su uso de elementos muy básicos (botas de agua , coladores , un taburete para ordeñar…) para trabajar con los estudiantes, siempre reivindicando la simplicidad de las mejores soluciones y el valor de la tradición como base de trabajo. Recordamos su silla ideada a partir de un sillín de bicicleta fijada sobre una base en forma de tentempié, o el taburete Mezzadro, que utiliza un asiente de tractor ya hecho. La inspiración en tractores y bicicletas recuerdan las referencias del arquitecto Le Corbusier extraídas de los coches o los silos de grano. Los Castiglioni desarrollaron una fascinación por los objetos más funcionales y más anónimos, con un indisimulado sentido del humor, en el que algunos ven las irreverentes ideas de los dadaístas.

 

Podréis encontrar esta lámpara en infinidad de proyectos de interiorismo para espacios de todo tipo, y es una referencia para arquitectos y decoradores desde el 1962.

¿Estamos de acuerdo en que es un diseño “eterno”?


Mobiliario de arquitecto:“Todo es permisible con tal de que sea fantástico” (Carlo Mollino)
13-05-2014

Butaca Gilda y escritorio Scrivania Cavour

 

La butaca Gilda es un diseño de Carlo Mollino de 1954. Se trata de una butaca de geometría adaptable a cuatro posiciones, novedosa (para su época) adaptación que se consigue mediante un ingenioso sistema de apoyo en diversas muescas en las patas, diseñadas en forma de tijera.

 

La butaca, un auténtico clásico del interiorismo, a pesar de su rotundez, tiene una ligereza formal difícil de igualar. Las patas y brazos que forman la tijera son de madera de roble teñida, y todas las partes que sufren golpes o esfuerzos importantes en su maniobra (los apoyos del respaldo o las rótulas de la tijera) están reforzadas con bronce-latón. El asiento y respaldo está formado con un cojín de fibra de poliéster con muelles ocultos y un forro de cuero, en diversos colores y acabados.

 

El fantástico escritorio Scrivania Cavour, diseñado en 1949 para la Casa Orengo, con su impactante asimetría y un dinamismo sin concesiones, tiene el récord de cotización en Christie’s para un mueble del siglo XX, en 3.284.000,00$. Una tablero de cristal de 12mm de espesor es soportado por una estructura de marcos de madera de roble, apoyado lateralmente sobre un módulo de cajones de la misma madera sobre una estructura lacada en negro, y un cajón auxiliar abierto, como contrapeso, al otro lado. La ligereza y la especial relación entre el todo y las partes, suponen en este diseño del arquitecto una fuente de expresividad difícilmente igualable.

 

Carlo Mollino se hizo muy célebre por su personal manera de incorporar las formas curvas al mundo del diseño y de la arquitectura, fundiendo con mucho talento el funcionalismo con la expresión más orgánica. No en vano fue un apasionado de los automóviles y los aviones, donde la aerodinámica i la funcionalidad conllevan un dinamismo formal muy característico. Rompedor como actitud vital, nunca ocultó su admiración por Alvar Aalto o Antonio Gaudí, y fue abiertamente crítico con el Movimiento Moderno, lo que le hizo ciertamente inclasificable dentro de su generación, cosechando difíciles etiquetas para su estilo: neobarroco, neoliberty...

 

Nacido en Turín en 1905, hijo de ingeniero, apasionado de la fotografía y el esquí, empezó como arquitecto en 1930 con el diseño de una casa en Forte dei Marmi, que recibió diversos galardones y reconocimientos, y diseñó diversos edificios de diferentes usos (son famosas sus obras en emplazamientos de alta montaña), cosechando gran renombre. Sus últimos trabajos en Turín (el edificio de la Cámara de Comercio y el Teatro Regio Torino) resumen su madurez creativa como arquitecto, antes de su muerte en 1973. Su prestigiosa carrera como diseñador se completó con la decoración e interiorismo de diversos apartamentos y viviendas, en los que ideó diversas piezas de mobiliario muy conocidas para arquitectos, decoradores y apasionados del diseño europeo del siglo XX.

Carlo Mollino diseñó el automóvil Bisoluro, con el que llegó a competir en las 24 horas de Le Mans.

 

Todo es permisible con tal de que sea fantástico". Todo un lema.

 

 

 

 


Interiorista con glamour de Hollywood
22-05-2014

El diseñador de las estrellas.

 

Charles William “Billy” Haines (1900-1973) fue una estrella de cine norteamericano de los años dorados de la Metro (también trabajó para la Columbia), con notables éxitos de taquilla como galán en lo años 20 y 30. Su filmografía superó las 50 películas, pero su carrera se vio truncada al admitir abiertamente su homosexualidad, tras una campaña de escándalos infundados, lo que le empujó a empezar una carrera profesional junta a su pareja, Jimmie Shields, primero como anticuario y enseguida como decorador e interiorista.

 

Haines y Shields contaron enseguida con el apoyo de las estrellas de Hollywood, seducidas inicialmente por el peculiar y atrevido estilo de su propia casa, que mezclaba lujo, extravagancia y modernidad con medida y sin complejos. Supo mantener este apoyo durante toda su vida profesional, con trabajos para Joan Crawford, Gloria Swanson, Carole Lombard, George Cuckor o, más tarde, para el matrimonio Reagan, entre otros muchos, con una repercusión mediática notable. Haines fue también director artístico y diseñador de producción en diferentes producciones cinematográficas. En la exposición universal de 1939 de San Francisco participó con una hermosa sala de estar, con su extraordinario sello personal.

 

La pareja de diseñadores aprovechó plenamente la oportunidad que suponía disponer de la confianza plena de clientes del mundo de Hollywood, sin muchos problemas de presupuesto, con mentalidad y gusto abiertos, factores que les permitieron trabajar con una gran libertad creativa. Diseñaron la mayor parte del mobiliario de sus ambientes como piezas singulares, sin las limitaciones que la industrialización impone a los muebles de serie, y, como nadie, reunieron la belleza de los materiales y acabados más lujosos con un atrevimiento ciertamente vanguardista en sillones, sofás, mesillas, vajillas, butacas, lámparas… Aunque amantes del arte histórico y de las antigüedades, en ningún momento dejaron de abrazar la vanguardia, combinando tapizados exquisitos con estructuras ligeras tubulares (muy avanzadas para la época), explorando formas aerodinámicas para la madera, líneas inclinadas y en zig-zag… y investigaron en esta vía hasta el final de su carrera. A menudo se ha comparado esta combinación de simplicidad y sofisticación con la actitud creativa de Coco Chanel.

Su gran producción tiene, obviamente, algo de lujoso, pero sin abandonar un sello de modernidad inequívoco, que permite incorporar aún hoy en día sus piezas en todo tipo de proyectos de arquitectura e interiorismo de cualquier estilo y alcance, sobre todo si se busca ese sello indefinible que denominan “glamour”. Difícil de etiquetar, su trabajo vive ahora un auténtico resurgimiento, bajo la equívoca etiqueta de “Hollywood Regency”. Sus diseños aparecen con regularidad en las revistas de decoración e interiorismo de todo el mundo, incorporados por arquitectos de interior internacionales.

 

Os recomendamos encarecidamente que visitéis la magnífica web http://www.williamhaines.com de la empresa que reedita actualmente sus diseños más famosos, con diversas tiendas en todo el mundo, y donde podréis revisar su amplísima trayectoria, con multitud de ejemplos.

 

“Prefiero tener buen gusto que amor o dinero”

“El diseño es una opinión, no una profesión”

 

 


50 aniversario del SAS Royal Hotel de Arne Jacobsen
22-05-2014

Este año, el SAS Royal Hotel de Copenhague está celebrando su 50 aniversario. Se trata sin duda de uno de los edificios más visionarios y revolucionarios de la historia de la arquitectura moderna, paradigma de la modernidad. 
Arne Jacobsen, su genial arquitecto, un creador perfeccionista, diseñó el edificio y llevó sus novedosas ideas hasta el último detalle, incluyendo el mobiliario del hotel. Las sillas “Egg” y “Swan” se crearon para este edificio, y se han convertido en clásicos del diseño.
Os invitamos a ver este delicioso vídeo (en inglés, 5:39 minutos) en que aparecen sus colaboradores, en la habitación 606, hablando del hotel y del carácter de este gran arquitecto, sobre hermosas imágenes del edificio.

 

http://bit.ly/1oik3oI

 

 


Lámpara de Arquitecto. Coderch / Disa
26-05-2014

Una lámpara de arquitecto convertida en clásico.

La lámpara Coderch o lámpara Disa fue diseñada en 1957 por el prestigioso arquitecto barcelonés José Anonio Coderch de Sentmenat (1913-1984), de trayectoria mundialmente reconocida.

 

Su principio constructivo y su funcionalidad forman una simbiosis difícil de disolver. Doce finas láminas de madera natural se atrapan mediante un par de aros en dos círculos concéntricos y en dos tamaños diferentes, de manera que la lámpara (en el centro de la “calabaza” así formada) nunca puede verse directamente, pero la luz emitida se refleja en las superficies curvas y atraviesa los espacios vacíos; la luz se desliza por las superficies de madera, adoptando su calidez, y bañando el entorno inmediato con una iluminación cálida e indirecta. La vista del espectador “atraviesa” la lámpara confiriendo toda su ligereza, aunque esté realizada con materiales opacos. El cable eléctrico hace las funciones de suspensión y los aros se separan mediante tres ligeras varillas invisibles. La pantalla oculta la bombilla deslumbrante y facilita el juego de reflexiones necesario para difuminar y tamizar la luz emitida.

 

Esta concepción de la pantalla como una celosía, como una persiana alrededor de la luz, nos remite a la propia arquitectura de este genial arquitecto, tan arraigada en lo sistemas constructivos tradicionales. La espartana sencillez de esta lámpara no es más que una extensión de la propia arquitectura “coderchiana”.

La lámpara se servía desmontada (algo no demasiado habitual por entonces), descompuesta en todos sus elementos, y se invitaba al comprador a su montaje, en un proceso sencillísimo (casi sin herramientas, ni tornillos…), haciéndole participar en su composición y concepción.

Se fabricó también una versión en que las láminas de madera se cambiaron por metacrilato blanco translúcido, resultando algo más pesada y sin la calidez de la original, pero con una luminosidad más intensa.

La lámpara Disa fue premiada con el Delta de Oro ADI/FAD en 1962

 

 

 

 

“El problema esencial para nosotros era el proyecto de una lámpara de luz ambiente. Una vez realizada, se vió que la luz que producía daba intimidad y se parecía a la del fuego de una chimenea" (José Antonio Coderch).

José Luis Sert, Arquitecto
28-05-2014

José Luis Sert, arquitecto

Un sueño nómada

Os adjunto link a un emotivo video sobre la figura de José Lluis Sert, genial arquitecto e influyente personaje de su generación, y, seguro, nuestro primer arquitecto internacional, entre otras cosas Decano de Arquitectura en Harvard durante 20 años.

El vídeo, de 2:51 minutos, en versión española, está producido por Alé Produccions y dirigido por Pablo Bujosa.

No os lo perdáis.

 

http://vimeo.com/51569792

 




barcelona arquietecto