?> arquitecto barcelona
barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Ventilador inteligente.



Nos declaramos enamorados de los ventiladores de techo.

 

Sin entrar en sus características estéticas y las sensaciones relajantes de su suave movimiento, conocidos por arquitectos e interioristas desde siempre, son capaces de reducir la temperatura de percepción de una estancia hasta 5 grados, solo moviendo aire (no hay sistema más natural).

Especialmente efectivos en ambientes con cierta humedad ambiental, no resecan el aire, son repelentes de insectos voladores, no consumen gases nocivos, y desplazan y reparten el aire de manera uniforme. Puede graduarse su intensidad, programarse su funcionamiento e incluso controlarse a distancia, con o sin lámpara incorporada. Su consumo de energía es muy reducido (de 15 a 70w, similar a una bombilla). Su uso complementario al aire acondicionado facilita el flujo del aire tratado y reduce el consumo hasta un 40%. Los que disponen de “función invierno” invierten su giro y “aspiran” el aire frio que se acumula cerca del suelo hacia la parte alta, donde se acumula el aire caliente de la calefacción, facilitando el efecto de convección y reduciendo hasta un 50% el consumo de calefacción.

Es aconsejable su instalación a más de 2,40 cm del suelo y debemos ajustar su diámetro al tamaño del espacio servido (90 cm para una sala de 20m2, o 110cm para 30m2, por ejemplo; en general, los fabricantes disponen de herramientas de dimensionado según cada caso).

Existen infinidad de marcas y modelos en el mercado, de todos los estilos y precios, que encajarán en cualquier tipo de proyecto de arquitectura o interiorismo, en reformas de viviendas, espacios comerciales, oficinas, recepciones…Palas de madera, metálicas, transparentes…look “vintage” o futurista…

 

Para comentar solo uno, hemos reparado en un modelo “inteligente” (modelo Haiku de Big Ass Fans) que incorpora un módulo wi-fi, cámara de infrarrojos y sensores de humedad y temperatura. El ventilador puede apagarse por sí solo si la habitación está vacía, y puede incrementar o reducir su velocidad en función de la temperatura, de la humedad o del número de personas en la sala. Se adapta automáticamente a los regímenes día/noche. Se controla y programa mediante una aplicación de teléfono móvil, y dispone de función “despertador”, con sonido y luz (dispone de un sistema integrado de luz con “leds”, regulable.

 

Los avances tecnológicos de nuestra era van llegando ineludiblemente a los electrodomésticos, cada vez más inteligentes, que empiezan también a conectarse a la red (“el internet de las cosas”, como se viene llamando). ¿Hará pronto nuestra nevera un inventario de su contenido y hará pedidos al supermercado “on line”?.

 

barcelona arquietecto