?> arquitecto barcelona
barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Piezas clasicas de Interiorismo Lampara Arco



Eterna.

La lámpara Arco es uno de esos diseños clásicos donde la forma y la función se fusionan sin solución de continuidad, donde la expresividad emana directamente  de su funcionalidad. Fue diseñada en 1962 por Achille y Pier Giacomo Castiglioni, arquitectos y diseñadores italianos de reconocida trayectoria, a partir de los criterios más radicales del funcionalismo, y se dice que su fuente de inspiración estuvo en algunas farolas.

 

Tiene las ventajas de una lámpara suspendida y de una lámpara de pie (y no tiene sus inconvenientes): ilumina cualquier superficie o espacio desde arriba, y puede moverse a voluntad. Su estilizado brazo se dimensiona suficiente para usarse como lámpara de comedor sin la molestia de cables por el suelo ni del paso de personas. La suspensión de la pantalla (un globo metalizado), con una esbelta varilla de acero curvado, necesita de un contrapeso suficiente para sostenerla con estabilidad: qué mejor que un bloque de mármol de carrara blanco para esta función, que además soportará las agresiones más habituales que sufre la base de la lámpara. El bloque dispone de un hueco pasante que permite moverla fácilmente con la ayuda de una barra o un palo de escoba. Un dispositivo giratorio permite la regulación en altura, se enciende con el pie con un pulsador cerca de la base, y existen modelos con regulador de intensidad.

 

Aunque los hermanos Achille y Pier Giacomo diseñaron este proyecto, y otros muchos, en estrecha colaboración, es a Achille a quien se le atribuye el ideario y la especial filosofía de trabajo de sus diseños. Su concepto principal era la idea del diseñador como “solucionador de problemas”, y la creación de objetos como satisfacción directa de necesidades, aunque éstas fueran desconocidas para los usuarios, amén de una obsesión por la durabilidad de los objetos industriales.

 

Como profesor de Diseño Industrial en el Politécnico de Milan, es famosos su uso de elementos muy básicos (botas de agua , coladores , un taburete para ordeñar…) para trabajar con los estudiantes, siempre reivindicando la simplicidad de las mejores soluciones y el valor de la tradición como base de trabajo. Recordamos su silla ideada a partir de un sillín de bicicleta fijada sobre una base en forma de tentempié, o el taburete Mezzadro, que utiliza un asiente de tractor ya hecho. La inspiración en tractores y bicicletas recuerdan las referencias del arquitecto Le Corbusier extraídas de los coches o los silos de grano. Los Castiglioni desarrollaron una fascinación por los objetos más funcionales y más anónimos, con un indisimulado sentido del humor, en el que algunos ven las irreverentes ideas de los dadaístas.

 

Podréis encontrar esta lámpara en infinidad de proyectos de interiorismo para espacios de todo tipo, y es una referencia para arquitectos y decoradores desde el 1962.

¿Estamos de acuerdo en que es un diseño “eterno”?

barcelona arquietecto