?> arquitecto barcelona
barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Ha llegado el verano Aumentamos el consumo de energia doméstica



Aunque no son más que criterios basados en el sentido común, arquitectos e ingenierías, en sus proyectos de obra nueva o rehabilitación, cuantifican en sus despachos profesionales los ahorros en energía que unos buenos hábitos domésticos pueden suponer, y su traducción en euros. Las cifras son más que relevantes.

 

Unos sencillos consejos:

 

Los aparatos de aire acondicionado con máxima eficiencia energética, es decir, categoría A PLUS, deberían ser los únicos que instaláramos. Seleccionemos cualquier electrodoméstico también por sus cualidades en el campo energético y de consumo.

Un buen aislamiento en las fachadas, así como el uso de cristales dobles y carpinterías con rotura de puente térmico, o burletes apara ventanas antiguas, son tan beneficiosos en verano como en invierno.

La ventilación cruzada refresca una vivienda rápidamente y sin coste.

Adecuar nuestra vestimenta a la estación del año. Vestir fresco permite que los aparatos de aire acondicionado o los ventiladores trabajen menos, como vestir ropa de abrigo ligera facilita ahorro en calefacción. Algunas multinacionales permiten ropa más informal en sus oficinas durante el verano por motivos de ahorro energético.

La instalación y correcto uso de protecciones solares como toldos, cortinas o persianas, sobre todo en fachadas orientadas a sur, puede suponer hasta un 30% de ahorro en aire acondicionado.

Si al llegar a nuestro lugar de trabajo adoptamos el hábito de esperar cinco minutos en abrir el aire acondicionado y de apagarlo 30 minutos antes de salir, generaremos un ahorro tangible de energía y consumo.

En lo posible, para ventilar la casa, aprovechar el aire exterior en horas de menor calor y mantener cerradas puertas y ventanas en las horas centrales del día.

Evitar abrir puertas y ventanas mientras en aire acondicionado está en funcionamiento.

Un ventilador de techo ahorra un 98% de energía frente a un equipo de aire acondicionado.

La sensación de aire en movimiento que genera una corriente de aire o un ventilador supone un descenso de temperatura de confort de entre 3 y 5 grados.

Fijar la temperatura de un aparato de aire acondicionado por debajo de los 24-25 grados supone un incremento de consumo de energía del 8º por cada grado que lo bajemos. Los 25º son considerados por arquitectos e ingenieros una temperatura estándar de confort en verano en sus proyectos de edificación e instalaciones.

Aunque sea puntualmente, bajar la temperatura del termostato del aire acondicionado no tiene relación directa con la velocidad en que se enfriará la casa.

Los termostatos del aire acondicionado deben estar lejos de corrientes de aire o de radiación directa del sol para evitar lecturas erróneas.

Debemos desconectar siempre el aire acondicionado si no estamos en casa o si la habitación no está ocupada.

Si mantenemos los filtros del aire acondicionado limpios, ahorraremos energía notablemente y alargaremos la vida útil del aparato.

La temperatura del agua caliente sanitaria no debe superar los 45º. Esta temperatura no necesita mezcla de agua fría para ser tolerable por el cuerpo en su higiene.

Los aparatos eléctricos encendidos emiten calor, que el aire acondicionado debe compensar. No los mantengamos encendidos inútilmente.

Usar programas de agua fría en la lavadora y colgar la colada en sustitución del uso de secadoras también ahorra energía. El 80/85% de la energía que consume una lavadora se invierte en calentar el agua de lavado.

 

Las ESE (empresas de servicios energéticos), que incorporan equipos de arquitectos, instaladores e ingenieros especializados, estudian, diagnostican y proponen soluciones para edificios públicos, administrativos, oficinas, pequeñas comunidades de vecinos…en el campo del ahorro energético. En algunos casos, incluso financian las medidas correctoras propuestas a cambio de un porcentaje del ahorro logrado. Se estima que el ahorro económico medio que estas empresas están consiguiendo es del 20%.

 

Feliz verano

 

barcelona arquietecto