?> arquitecto barcelona
barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Diseno para arquitectos Reclining chair de Robin Day 1952



Sólo para amantes del buen diseño.

 

Robin Day (1915-2010) y su esposa Lucienne (1917-2010), un gran creador de mobiliario  y una relevante diseñadora textil, revolucionaron el mundo del diseño británico posterior a la segunda gran guerra, investigando en la fabricación de muebles de bajo coste y en las nuevas posibilidades en el diseño textil, respectivamente. Como pareja de diseñadores, serán comparados con el matrimonio estadounidense s Eames, de quienes hemos hablado ya en nuestro blog, sin embargo, a diferencia de aquellos, sus trayectorias profesionales fueron independientes, aunque mutuamente influenciadas.

 

Tras la guerra, triunfó en Gran Bretaña cierta euforia creativa, basada en la confianza en la modernidad para mejorar la vida cotidiana de las personas, tras una período tan negro, y aunque sus carreras se retrasaron por el conflicto, sus diseños siempre destilaron una seguridad y madurez envidiables.

 

Los primeros éxitos de Robin y sus espléndidas aplicaciones de la madera laminada y las piezas tubulares de hierro le otorgaron la proyección necesaria para que un fabricante británico, Hille, muy interesado en modernizar su anticuada colección y su cadena de producción, se fijara en él y le diera el soporte industrial y comercial a sus creaciones futuras. De esta colaboración surgieron diseños que ahora se han convertido en clásicos para todo tipo de arquitectos e interioristas, en los que la ligereza se desarrolló como elemento expresivo, como distintivo de modernidad y como filosofía productiva, en busca del control del coste y de su industrialización. En 1955, el diseñador manifestó a un periodista que “en las pequeñas salas de las viviendas de hoy, el usuario necesita poder ver por encima y por debajo de los muebles”.

 

La economía de elementos y materiales, consecuencia también del período de retracción económica de posguerra, se tornaron bazas de diseño, y quizás sea una de las claves de su atemporalidad.

 

De entre la gran cantidad de diseños de R.Day, muchos de los cuales se han convertido en clásicos, destacamos hoy la butaca “Reclinig Chair”, que reúne todas las mejores características de este creador. Uso de pocos materiales (y todos ajustados a su función): madera para los reposa-manos (que se convierten en pequeñas mesillas), tubulares doblados y pintados para los brazos/patas y un solo elemento, separado del suelo, tapizado por todos sus lados, para el asiento, con el único añadido de un cojín del mismo material, regulable para su mejor adaptación ergonómica.

 

La butaca apenas parece reposar en el suelo en 4 puntos muy reducidos. Es patente el “sentido común” inherente al este gran diseño, aplicando las leyes de la estática, la comodidad y de la fabricación en su justo punto, desechando cualquier flirteo formalista.

barcelona arquietecto