?> arquitecto barcelona
barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Arquitectura feng shui el dormitorio



El Feng-Shui  (literalmente viento y agua) es un compendio de sabiduría china sobre las relaciones entre el ser humano y su entorno, entre nuestra salud y el espacio que nos rodea, en base a ideas sobre cómo fluye la energía a nuestro alrededor.

 

No nos corresponde juzgar (creemos) las bases científicas de estos principios, pero, como la mayoría de los profesionales de arquitectura e interiorismo, asistimos al cambio de ser una simple moda a una realidad cultural, sobre la que ya es habitual recibir consultas de nuestros clientes. En  general, se trata de criterios nada desconocidos, que ya están en nuestra tradición, y que, en suma, no hacen más que llevar a la práctica la proverbial idea del “sentido común” de las cosas, que tenemos de manera intuitiva.

 

Finalmente, como profesionales de la arquitectura y la decoración, consideramos positivo que, aunque sea a través de una etiqueta de sabiduría milenaria oriental, más o menos comercial, reflexionemos sobre nuestro entorno, que adoptemos una actitud consciente i activa sobre la relación del espacio y nuestro bienestar personal. ¿No ha sido éste uno de los principales objetivos de la arquitectura desde siempre?. Incluso si las normas se rompen, resulta interesante ser conscientes de los criterios adoptamos, por aserción o contradicción.

 

Os proponemos, para que juzguéis por vosotros mismos,  un resumen de criterios feng-shui para la organización de un dormitorio, que esperamos os resulten sugerentes:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • La pared cabecera de la cama debe ser la más alejada de la entrada. Debemos ver la puerta desde la cama lo más frontalmente posible. La pared de la cabecera no debe tener ventanas, y el cabecero debe ser cálido y amplio, dando sensación de seguridad, separándonos físicamente de la pared.
  • Un espacio para el descanso debe estar despejado y ordenado. Deben existir contendores y armarios cerrados donde guardar la ropa, el calzado, o cualquier objeto o prenda que altere ese orden.
  • No debemos tener elemento alguno relacionado con el trabajo en el dormitorio.
  • Los espejos se entienden como elementos nocivos, generan  tensión, y nunca deben colocarse de manera que se vean desde la cama. Tampoco se aconsejan elementos colgantes sobre la cama (lámparas, ventiladores…) i ésta debe estar despajada por debajo.
  • Los colores de la habitación deben ser suaves y cálidos, y si se combinan con colores fríos, éstos deben ser siempre menos relevantes. Las alfombras debe ser claras. La iluminación debe ser cálida y moderada.
  • No debemos acumular equipos electrónicos en el dormitorio. Los ordenadores, los teléfonos, las televisiones interfieren, pasiva y activamente, en la tranquilidad necesaria para el descanso. No se recomienda tener bicicletas estáticas u objetos relacionados con el ejercicio físico, puesto que acumulan “energía dinámica”. Las peceras son contraproducentes en un dormitorio, porque sugieren movimiento permanente.
  • La ropa de cama debe ser de tejidos naturales, también en colores suaves y cálidos.
  • Las ventanas deben poder cerrarse del todo, permitiendo la oscuridad de la habitación, que debe poder cerrarse por la noche.
  • Evitar esquinas o ángulos prominentes, buscando muebles redondeados, suavizar esquinas agresivas. La forma de la habitación debe ser lo más cuadrada posible, y podemos disponer muebles para acercarnos a esta forma y disimular rincones o ángulos.
  • Cualquier imagen, cuadro o fotografía en un dormitorio debe ser cálida y debe sugerir estática, se desaconsejan imágenes que recuerden movimiento dinámico o frialdad, como el mar o un río.
  • Sobre la cama, el techo no debe ser muy alto. E n caso necesario, un dosel ligero puede usarse como corrección. Hay que atenuar la presencia de bigas o elementos prominentes en los techos.
  • Curiosamente se aconseja que los elementos a ambos lados de la cama (mesillas, lámparas, sillas…) no sean simétricos. Son preferibles los muebles y los asientos bajos, todos de aspecto ligero y cálido.

 

barcelona arquietecto