?> arquitecto barcelona
barcelona arquitectos

barcelonarquitectos

Arquitectura Feng Shui la entrada



Los principios del “feng-shui” otorgan mucha importancia al vestíbulo de una vivienda , puesto que se considera el punto de entrada de toda energía a la casa, y debe permitirse y facilitarse su canalización hacia el interior, hacia las estancias principales.

 

El feng-shui desaconseja , por ejemplo, los espejos en los recibidores, especialmente si se enfrentan a la puerta, puesto que provocan un “rebote” de energía en dirección difstinta a la que lleva al interior de la casa; o, por ejemplo, deben evistarse puertas abiertas a lavabos o espacios secundarios (sobre todo si son locales con presencia de agua) en el recibidor. Las escaleras que arrancan demasiado cerca de la puerta de entrada (y no digamos si se enfrentan a ella) desvían también ese hipotético flujo positivo. De la misma manera, las puertas de entrada no deberían alinearse con otras salidas o con ventanas, para evitar “fugas” de energía.

 

Debe existir espacio holgado delante de la puerta principal, que permita la fluidez de la entrada, sin paredes demasiado cercanas a ella, o, situadas frente a la misma, sobretodo.

 

El recibidor debe tener una medida suficiente, que permita una transición mental adecuada entre el exterior i el interior. Debe invitar a cierta permanencia de la energía entrante, debe impedir su fluidez y eliminar su dispersión. Se considera adecuada la disposición de elementos de mobiliario receptores, que permitan dotarle de un cierto sentido de estancia, moderando su uso como simple zona de paso y “ralentizando” el acto de entrar: una mesa central con flores, una mesilla auxiliar con una lámpara, alfombras vistosas o profusamente coloridas, cuadros o elementos artísticos, plantas altas... En esta línea, los colores fuertes o brillantes, o el colorido de los complementos, se consideran adecuados para un vestíbulo o entrada. Se aconsejan especialmente las estatuas como icono de protección y bienvenida. Debemos evitar aristas, esquinas o paredes en ángulo que provoquen “rebotes”. Podemos “domesticar” estos rincones con mobiliario auxiliar o redondeando las aristas.

 

La puerta misma debe estar en buen estado, abrirse con facilidad, debe tener aspecto de nueva, i el espacio adyacente debe estar ordenado y con pocos elementos. El sentido de apertura de la puerta es importante, debe facilitar la fluidez de la entrada. Puede ser una puerta grande, pero debe tener una medida proporcionada con los espacios previos y con el recibidor interior. El "feng shui" considera el rojo brillante como símbolo de prosperidad y el verde como el color de la naturaleza y el dinero, y serán por tanto colores adecuados para la pintura de la puerta.

 

Los espacios previos a la entrada deben estar tan cuidados como los inmediatamente posteriores.

 

Obviamente, algunas viviendas son más fáciles de tratar que otras con estos criterios, y, como hemos comentado en otras ocasiones, se trata de leyes que instintivamente un arquitecto o interiorista profesional debe tener incorporados en sus criterios habituales de diseño; por otro lado, figuran en el ámbito del “sentido común” para cualquier persona; aún así no deja de ser muy positiva su concreción, y es indudable la influencia de este tipo de ideas en proyectos de arquitectura, reformas, decoración e interiorismo de todo tipo. Importante destacar que estos principios pueden adaptarse no sólo a viviendas, sino al diseño o reforma de espacios comerciales, negocios, despachos profesionales y en general a todo tipo de proyectos.

 

 

 

barcelona arquietecto